miércoles, 13 de julio de 2011

pastas de limón

Estas pastas son las primeras  que hice cuando empecé a cogerle gustillo a esto de hacer galletas, flanes, tartas..."larpeiradas" varias, vaya. Son unas pastas que animo a hacer a todos los primerizos en galletas, ya que seguro, seguro, que os salen a la primera y están muy ricas, en casa vuelan!!!  Mi ahijada me pidió estos días que colgase la receta y a ello voy. Hace tiempo las hicimos juntas, ya que un día  las hice para ella y le encantaron, así que  le prometí que una tarde nos pondríamos y así fue... y la verdad es que disfruté mucho y creo que ella también.
      Estas son las pastas, no tenéis que hacerlas con estas formas, al principio yo no tenía cortapastas de formas, ni sin formas, vaya... y usaba un vasito o algo a la medida que mejor me viniese. Con el tiempo compré los más pequeños en una ferretería de barrio y  los más grandotes, con formas de animales, en esa tienda sueca que todos conocemos.






INGREDIENTES ( depende del tamaño del cortapastas, pero suelen salir entre 40 y 60)

- 350 gr de harina
- 100 gr de mantequilla en pomada ( quiere decir blandita, no recién sacada del frigo)
- 125 gr de azúcar
- 1 huevo batido
- la ralladura de un limón 
- 4 cucharadas soperas de zumo de limón
- 1 cucharilla de postre de levadura en polvo
- 1 cucharada sopera de leche
- azúcar glas para espolvorear

ELABORACIÓN

En un cuenco batimos con la batidora el azúcar, la mantequilla y la ralladura de limón.



Quedará una textura así:


Poco a poco le añadimos a lo anterior el huevo batido y el zumo de limón. Tras cada adición, batimos bien.


Nos queda ya algo más consistente, ahora añadimos la harina tamizada ( yo la paso por un colador),  mezclada con la levadura en polvo y batimos de nuevo.



Añadimos la cucharada de leche y volvemos a batir. Nos quedará una textura muy consistente, a la batidora ya le va a costar mezclar, por lo que ponemos un poco de harina en una superficie  y en las manos y la amasamos nosotros, en un minuto ya está, es una masa muy fácil de trabajar, nada engorrosa. Hacemos una bola con ella.



 
Ahora ponemos a calentar el horno, 170 º, suave. Forramos una bandeja de horno con papel de horno o sulfurizado, si tenéis dos, pues las dos.

Cogemos trozos de masa  y con el rodillo la estiramos, no debe quedar demasiado fina o se quemarán enseguida, lo adecuado es unos 3 ó 4  mm de grosor. Cortamos con nuestros cortapastas o lo que tengamos a mano y vamos colocando en nuestra bandeja de horno.



Cuando el horno esté caliente, las metemos dentro y como os digo siempre, depende de cada horno, pero en 15 minutos deberían estar. Al mío le pongo aire y en unos 12 minutos ya las quito. Salen con esta pinta, con los bordes doraditos, pero aún un poco blanditas, luego al enfríar ya se endurecen.


Las dejamos enfriar y les echamos azúcar glas por encima y ... a merendar!!!!



Ya veis que con  unos cortapastas de formas, azúcar de colores y un poco de imaginación salen unas galletitas estupendas y lo mejor de todo es que están muy buenas. Pero estas florituras no son necesarias, se pueden hacer redonditas y son un éxito igualmente.  En un recipiente cerrado se conservan varios días perfectas, el caso es que duren!!!!



1 comentario:

  1. Estas pastas son viciosas, están muy buenas

    ResponderEliminar